Pregúntale al Médico

 

Videos!!!

El Parkinson y la familia

Sin duda, La enfermedad de Parkinson afecta a cada integrante de la familia de manera diferente, debido a multiples situaciones la familia sufre importantes cambios, este artículo trata de explicar algunos de los efectos más comunes que se tienen detectados.
 
 
Pareja:
Principalmente la pareja se preocupan por la incertidumbre, riesgo de discapacidad, pérdida de empleo, pérdidas económicas y pérdida de la independencia.
 
Es importante que se platiquen todas las preocupaciones y si es necesario recibir orientación por el médico tratante de éstas, para poder entender los cambios, adaptarse a ellos y aprender a vivir con un padecimiento que afecta al paciente tanto como a las personas que le rodean.
 
No es poco común que existan cambios en los roles, y la pareja del paciente con enfermedad de Parkinson deberá asumir responsabilidades que el/ella ya no pueda.

Hijos:
En ocasiones los pacientes se muestran renuentes a decirles a sus hijos por temor sobre la propia enfermedad.
 
Es importante que las cosas sean expresadas de forma clara y en caso de ser necesario también acudir a orientación con el médico tratante o incluso con ayuda psicológica profesional. Existen diferentes actividades a las que se puede incorporar un paciente con Parkinson y existen también grupos de apoyo conformados por médicos, pacientes y familiares que pueden orientar al paciente y a su familia. El apoyo de los miembros de la familia es fundamental para mantener el bienestar del paciente. La familia debe entender no solo la limitación física que puede padecer una persona con Parkinson, sino también el impacto emocional que la enfermedad tiene sobre el paciente.

Cuidadores:
Las personas que adquieren la responsabilidad de cuidar a un paciente con Parkinson deben informarse sobre la enfermedad y las herramientas adicionales que existen para apoyar al paciente en su calidad de vida. Estas herramientas van desde acomodos o cambios en los muebles, aditamentos de la casa, hasta tipo de alimentación o cambios en el estado de ánimo. Es recomendable hacer roles en el cuidado del paciente o acudir con profesionales para tratar de disminuir el cansancio físico o emocional que puede generar esta responsabilidad. Resulta normal sentirse agotado física y emocionalmente al cuidar a un paciente con Parkinson pues suele resultar demandante. Debemos cuidar el bienestar de los cuidadores, para ejercer esta responsabilidad con el cariño y cuidado que merecen estos pacientes.
 
Si deseas leer mas sobre la enfermedad de Parkinson sigue navegando en www.eluniversodelparkinson.com
Hits: 3475